Seguir este blog
Administration Create my blog

Presentación

  • : EL BLOG DE JULIÁN
  • EL BLOG DE JULIÁN
  • : Espacio para la creación y el libre discurrir de la consciencia. Encuentro con la historia y la cultura popular.
  • Contacto

OPINA AQUÍ

Categorías

/ / /

Por Pedro Julián Rivero y equipo (8. Año de bachillerato)

 

La situación económica y de las finanzas públicas forma un cuadro de dificultades para la época en que se desmiembra la Gran Colombia en 1830. Luego de separada Venezuela de la Gran Colombia,  a partir de 1831, la república en manos del caudillo José Antonio Páez contrajo nuevas deudas. Esta situación económica y financiera se puede caracterizar a partir de los siguientes elementos: 

1.- Decreto del Congreso, de fecha  23 de septiembre de 1830, que impone un empréstito forzoso por doscientos mil pesos,  pese a la situación de dificultades que se vivía.

2.- Deuda externa

En 1824, mientras Bolívar dirigía la guerra en el sur, la Gran Colombia en manos de Santander  contrató en Inglaterra un empréstito de 4.750.000 libras esterlinas (unos 20.000.000 de pesos), el cual se adquirió y administró de manera desfavorable para la Gran Colombia. Posteriormente,  cuando se intensificó la crisis política, económica y militar de la república gran colombiana, en 1826, quebró la casa londinense de Goldschmidt, que administraba los fondos del empréstito, con lo cual el crédito externo de la República sufrió un colapso total, lo cual aligeró el surgimiento del movimiento separatista.

            Después del desmembramiento y separación de lo que se conoció como la Gran Colombia, compuesta por Ecuador, Venezuela y Colombia propiamente dicha, la deuda contraída por la nación durante la guerra de independencia fue repartida proporcionalmente entre los tres países que la formaban. La parte que le tocó pagar a Venezuela alcanzó a la cantidad de 34 millones de pesos (28,5%), a Colombia el 50% y a Ecuador el 21,5%. Con esta deuda externa se inició la República Independiente en 1830. Venezuela fue obligada  a pagar anualmente a Londres (Inglaterra) la suma de 472. 500 libras  esterlinas. Esa deuda no era fija, variaba de un año a otro porque, o bien disminuía con las amortizaciones (pagos) que se hacían, o bien aumentaba con los “reconocimientos de vales” que se efectuaban en Londres y otras ciudades  europeas;  es decir,  al reconocerse vales como pago se cobraba una cantidad por esa aceptación, lo cual aumentaba el monto de la deuda. Para 1844 (según la Memoria de la Secretaría de Hacienda)  la deuda ascendía  a la cantidad de  20. 926. 212, 87 pesos. En el año de 1930 el presidente Juan Vicente Gómez canceló toda la deuda de Venezuela, con motivo de la celebración del centenario de la muerte del Libertador.

A partir de 1831 la república adquirió nuevas deudas, como consecuencia de   las guerras civiles. Como consecuencia: las condiciones desfavorables en que fueron negociados los empréstitos; las reclamaciones injustas y exageradas que hacían gobiernos y súbditos extranjeros; el peculado y la corrupción administrativa, que sirvió para que gran parte de los empréstitos fueran a parar a manos de los gobernantes de turno, contribuyó a incrementar el deterioro económico de Venezuela.

El 16 de mayo de 1839 se culminó el proceso de revisión de la deuda externa, dando como resultado la siguiente división de los créditos pasivos:

País

Distribución de la deuda (Pesos)

Intereses de la deuda (Pesos)

Deuda total: Capital + Intereses

Nueva Granada

29.695.509,99

22.003.634,65

51.699.141,34

Venezuela

16.926.440,12

12.542.071,35

29.468.511,70

Ecuador

12.769.068,87

9.461.562,77

22.230.630,68

 

 

Total

103.398.283,72

             Fuente: Gómez, 2004

3.- Deuda interna

La deuda interna de la Gran Colombia, ya fraccionada, de la cual toca pagar una parte Venezuela. Según el Dr. Carlos D’Ascoli (en su libro Esquema Histórico Económico de Venezuela y referencia a la Gaceta de Venezuela) del monto de 25.326.018 pesos  que era la deuda interna de la antigua Colombia, se adjudicaron a Venezuela 7.217.915, 12 pesos. Pero según la misma fuente (y citando a José Gil Fortoul), la cantidad atribuida a Venezuela por conceptos de deuda interna era de 9.449.599 pesos.

 

4.- Problemas relacionados con la moneda, la banca y el crédito.


Los problemas relacionados con la moneda, la banca y el crédito agravaron la situación económica y financiera de Venezuela al separarse de la Gran Colombia en a partir del 23 de septiembre de 1830. “La insuficiencia de dinero dio origen a leyes inclementes para los deudores, que habían sido aprobadas  por el  Congreso  bajo presión de los prestamistas”. (Yépez, 2009, p. 23)

       Como el déficit monetario era muy  grande, entre 1830 y 1831, debido a que se consumía más de lo que se producía, el circulante era escaso. Por esta razón, se autorizó al Poder Ejecutivo (en 1834) para traer moneda fraccionaria de cobre de los Estados Unidos. La ley declaro admisible traer y adoptar las siguientes monedas: de España el peso fuerte y la onza de oro, de  Estados Unidos el peso fuerte y sus fracciones, de Francia el franco e igual mente las monedas de Gran Bretaña, Portugal y Brasil. En este sentido, “de la moneda norteamericana se autorizó expresamente la entrada de 20.000 pesos en centavos de cobre y 5.000 pesos en medios centavos”. (Op. cit. p. 23)


5.- Déficit fiscal y  serias dificultades en los ramos de agricultura y ganadería.


La Venezuela agrícola se caracterizó por el predominio del café del café y el cacao como productos de exportación, nuestra dependencia a los mercados internacionales, el analfabetismo y la vida rural de la mayoría de los venezolanos.

A partir del  año 1830 el proceso económico venezolano fue lento en los diferentes sectores de la economía nacional. “Su característica principal fue la de ser un país eminentemente rural con una actividad agropecuaria, siendo el factor más importante de ésta actividad la tierra y su explotación”. Entre los rubros agropecuarios de mayor importancia económica figuraron el café, cacao, ganado en pie y cueros.

Durante el período agrícola, se puede mencionar el carácter dependiente de la economía venezolana, es decir, nuestro desarrollo económico estuvo subordinado a los intereses de los países capitalistas avanzados, que nos utilizaban como mercadopara su creciente producción industrial y como proveedores de materias primas y alimentos necesarios a su desarrollo capitalista. La falta de desarrollo de la producción no agrícola, obligó al país a importar toda clase de materia prima o herramientas para el trabajo en el campo, las cuales eran fabricadas en otros países, a pesar de la facilidad de su elaboración, no era posible que las mismas fuesen realizadas en el país; razón por la cual, Venezuela desde su época colonial, comenzó a importar todo aquello que no le era posible realizar en su territorio. Nos comenzamos a convertir así, en un país dependiente de otros países más desarrollados.

Entre 1830 y 1831se sintió con más rigor los efectos del déficit fiscal en Venezuela. En este sentido, se puede observar en el cuadro de abajo que de los ingresos fiscales, calculados en 5.752.200 millones de pesos, se consumía el 88,76 % en el presupuesto nacional, quedando una reserva de 11, 24 % , correspondiente a 649.630 pesos. La tendencia era al gasto excesivo, por lo tanto la producción interna no superaba lo que se consumía, siendo los impuestos de aduanas los que mayormente llenaban las arcas públicas. Esto generó una crisis social, ya que los comerciantes burgueses aspiraban un tipo de gobierno centralista que les permitiera el control económico del país. Ante la crisis fiscal se tuvo que reducir la burocracia, por lo tanto se disminuyó el número de empleados al servicio del gobierno. La administración de Páez  procuró mejorar  la economía  nacional a través de leyes y la creación  de organismos adecuados ala situación, pero los malos manejos administrativos y la constante guerra civil sólo complicaron el panorama económico venezolano.

Es necesario señalar, que el latifundio se convirtió en la forma predominante de explotación agraria en Venezuela a partir de 1831. Al latifundio se le puede considerar como “un alto grado de concentración de la propiedad y control de la tierra” en pocas manos, el cual trajo como consecuencia:

·        Economía agropecuaria de baja productividad. El ritmo promedio anual de la producción en la agricultura es de 4,5%, mientras que el ritmo promedio de crecimiento anual en toda la economía es del 9%.

·        Dependencia de las importaciones de artículos agropecuarios y sus derivados, debido a la incapacidad para producirlos.

·        Empobrecimiento de los productores que son explotados por los dueños de la tierra con altos cobros de reta e impuestos, lo cual se traduce en baja productividad.


EVOLUCIÓN DEL PRESUPUESTO NACIONAL

ENTRE 1830 Y 1870 (Bs.)

Año

Ingresos Fiscales

Presupuesto

1830

5.752.200,00

5.102.570,00

1840

12.641.398,00

7.200.731,00

1850

20.583.000,00

17.478.200,00

 

Fuente: El proceso político de Venezuela entre 1830 y 1936. Alojado en: www.buenas tareas.com

            A manera de conclusión se puede asumir que el proceso de disolución de la Gran Colombia trajo repercusiones negativas en lo económico y financiero, pero necesariamente hubo que asumir las consecuencia toda vez que las fuertes controversias políticas internas entre bolivaristas, paecistas y santanderistas no dejaron oportunidades para la consolidación del proyecto unitario que Bolívar soñó.

            Es de vital importancia reconocer el papel que jugaron los ingleses, otorgando empréstitos a las repúblicas liberadas de España, con tal de mantener su predominio como potencia imperial.

Finalmente, se debe reconocer que la corrupción y los malos manejos de las finanzas públicas constituyen un problema de profundas raíces históricas que aún siguen azotando la economía venezolana.

 

 

BIBLIOGRAFÍA

El proceso político de Venezuela entre 1830 y 1936. Alojado en: www.buenas tareas.com, actualizado el 23 de noviembre de 2010 

Estructura económica y social de Venezuela de 1830 a 1935, alojado en: www.rena.edu.ve/cuartaEtapa/historia/tema5.html, actualizado el 23 de noviembre de 2010. 

Gómez E., Antonio. Historia de la república bolivariana de Venezuela, 7. Año. Editorial Salesiana, p. 173. Caracas, 2004.

Prisioneros políticos del campo de concentración “Rafael Caldera”. Economía y liberación nacional. Colección Alfredo Maneiro, política y sociedad, serie testimonios. Fundación Editorial El perro y la rana. Caracas, 2007.

Yépez Castillo, Áureo y Veracochea De, Emilia. Historia de Venezuela, Educación Básica, 8. Año. Editorial Larense. Caracas, 2009.

Compartir esta página

Published by