Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog

El verdadero revolucionario es aquel que asume el ejercicio del poder como una herramienta para combatir la injusticia, la miseria y la desigualdad humana. Entiende que la riqueza material debe estar consolidada sobre la base de cualidades espirituales que lo perfilan como un ser poseedor de valores humanos.

No se puede concebir un ser revolucionario egoísta, poco solidario y, mucho menos, esclavista. Aquel que usa su posición desde el poder para amedrentar, subyugar y pisotear a sus semejantes no es digno de ser considerado revolucionario.

La condición revolucionaria no la proporciona el tiempo de militancia en la izquierda, tampoco lo mucho que nos rasguemos las vestiduras rojas en defensa del líder. La historia de las revoluciones en el mundo es en cierto modo la historia de los saltos de talanqueras, traiciones y zancadillas. La condición revolucionaria, en cambio, se nutre con la tolerancia, con el trabajo consecuente y denodado, con el respeto a las diferencias interpersonales y con la generosidad hacia el desvalido.

Quienes piensan que al hombre hay que pisotearlo y maltratarlo para que obedezca ciegamente es indigno de ser llamado socialista, menos revolucionario.

 

 

Disciplina, estudio y cultivo de una moral socialista son pilares fundamentales para el surgimiento de un nuevo estilo de hacer política desde una óptica bolivariana. El dirigente revolucionario no debe considerar que las personas le pertenezcan  por el solo hecho de tenerlas a su lado. Pretender ejercer una fuerte influencia y control sobre la militancia, solamente basados en las dádivas, beneficios o prebendas es una práctica no compatible con el SOCIALISMO. Demos a nuestra militancia las luces del conocimiento y las herramientas de la organización para que pueda haber verdadero PODER POPULAR, libre y soberano.

Tag(s) : #INTERESANTE

Compartir este post

Repost 0