Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog

2393668216_a7af3d69b0.jpg313625526_2e53d455d7.jpg

Pareciera que la actualidad es  tiempo para enloquecer, que no hay paz con la miseria, porque el ser humano crea las circunstancias para vivir en crisis, y eso irremediablemente nos conduce hacia estados de stress que agobian nuestra existencia. Para intentar contribuir con esas almas desesperadas que creen que llegaron al top de su desgracia valen estas reflexiones:

 

Es difícil morir de hambre cuando se tienen amigos. Cultive la buena vecindad, mantenga buenas relaciones con sus familiares y verás que en tiempos de escasez estarán orgullosos de tenderte una mano.

Aférrate al trabajo con la misma intensidad con que odias a tu jefe. La pereza solamente genera una atmósfera de fracaso e inconformidad mientras que tu buena disposición, sin llegar a ser un lamesuelas, te granjeará la consideración de todos.

 

Si no eres politiquero no te involucres en discusiones estériles, solamente quemamos nuestra buena vibra mientras los jerarcas gozan de las mieles del poder. No te rindas ante el poderoso, defiende las causas justas, siempre en clima conciliatorio, junta buenas voluntades y acciona tu capacidad altruista. En este sentido, es preferible buscar el modo de contribuir con algún proyecto comunitario, sin perder la perspectiva de lo que orienta tus ideas y sentimientos. Con frecuencia pasamos mucho tiempo criticando a los gobrnantes y asimilando fuertes cargas de amargura por causa de los desatinos gubernamentales. Es por ello, que el mejor modo de no sentir este agobio es mediante la forja de una consciencia que nos permita ver el camino de favorecer el hacer en vez del decir. Según José Martí: "El mejor modo de decir es haciendo".

 

Escucha la música de tu preferencia, siempre a buen volumen, puedes alternarlo con la lectura. La recreación es muy importante para perfilar las emocines. Al ejercitarnos y recrearnos liberamos toxinas y dinamizamos el metabolismo.

Debes tomar en cuenta que el estado emocional se ve afectado por la alimentación, de acuerdo como te sientas físicamente te expresarás emocionalmente. Una dieta desbalanceada, rica en grasas y azúcares, tal como lo que ofrecen las comidas chatarra, en primer término te harán engordar y eso desmejora tu sentido de la aceptación general, por otro lado te sentirás agotado o agotada, estarás más proclive a la rabia y desesperación, el corazón palpita más rápido porque tu sangre es más densa, por lo que sentirás permanentemente una sensación de susto y aceleración cardíaca. Es compatible con la dieta sana una moderada ejercitación física. Camina, trota, baila, nada, ríe, son actividades que puedes practicar sin costo económico. La plenitud de las emociones se debe a un estado general de equilibrio psíquico que se inicia con lo que incorporamos en nuestro organismo. En este sentido, podemos considerar que los alimentos, así como los aspectos de orden moral, psicológico y espiritual influyen en la salud emocional. Una dieta fresca, rica en energizantes naturales, propicia mejores estados de salud emocional. Por el contrario, el consumo de alcohol, drogas y cigarrilo te predisponen a un malestar generalizado que desemboca en angustia y depresión. Por experiencia personal puedo asegurar que la inconformidad emocional después de una larga jornada de tragos es directamente proporcional a la intensidad del goce durante la noche anterior, es por eso que buscamos repetir el divertimento que producen los tragos, hasta que caemos en un círculo interminable.

 

Sé tú mismo. No te empeñes en querer agradar a quienes te rechazan. Naturalmente, lo único que surgirá es la hipocresía o el desprecio. Incrementa, más bien, los lazos con los seres que empatizan contigo y asegúrate de que tu  buena actuación sea la que te conduzca hacia sólidas amistades. Bien dice el refrán: "Más vale caer en gracia que dársela de gracioso". No intentes compar ni mediatizar la aceptación de los demás. En general todos podemos relacionarnos con todos, pero es también cierto que existen filiaciones y compatibilidades de caracteres que favorecen las mejores relaciones humanas. Por el contrario, no condenes ni fustigues a aquellas o aquellos con quienes no ligues. Juzgar a priori es un mal paso para empezar la amistad. ¿Cuántas veces nos ha ocurrido que aquella persona que nos caen mal al principio luego se convierte en nuestro carnal amigo? Basarnos en la experiencia acumulada por otros es buen protocolo, aunque sé que es más excitante experimentar las propias.

 

No deperdicies el tiempo libre, en cambio dedícate al ocio creativo. Practica un arte que te satisfaga; aprender un instrumento musical, pintar, tejer, escribir, tallar en madera, modelar en barro, en fin, el resultado de la actividad siempre te proporcionará la alegría de una obra para mostrar. Sin considerar, que ese fruto se pueda convertir en ganancias económicas, satisfacción moral y proyección en el tiempo.

 

La actitud hacia la felicidad es algo que debemos lograr. Hay que desarrollar una predisposición favorable a la felicidad, aún en medio de la peor crisis los seres pueden ser felices. Lo importante es no abandonar el camino hacia el progreso espiritual. Contradictoriamente, hay personas que por todo lo que tienen nunca se sacian, su voracidad por lo material es tal que se convierte en su infelicidad, ya que al no tenerlo todo se deprimen y entran en profundos estados de frustración. Es mejor resignarse. Lo cual no significa conformarse, ni mucho menos dejar de buscar. La palabra resignación es ´vocablo derivado de la palabra signo a la cual se le agrega el prefijo re-. Es volver a signarse; es decir, reprogramarse, resetearse o sacar viejos signos o significados para ser sustituidos por otros que causarán mejor estado emocional. De tal modo, que es importante conocer los opuestos que operan de modo determinante en nuestras vidas para encauzar nuestras apetencias materiales y espirituales hacia metas dignificantes. La historia nos muestra el ejemplo de San Francisco de Asis, un joven adinerado, con posibilidades de disfrutar de la herencia paterna, pero prefirió hacer votos de necesidad y austeridad hasta alcanzar la santidad. No quiere decir que ser rico sea malo, pero a veces lo somos y no nos damos cuenta porque medimos el concepto riqueza en función del dinero. Generalmente tenemos esos potenciales que nos conducirían hacia la riqueza plena y no los explotamos. Busca tu potencial, determina qué es lo básico necesario para ser feliz y no pierdas un día más. Eso sí; en tu afán de ser feliz no hagas infelices a otros.

 

Necesariamente debes conocerte. Dispón de un tiempo diario para la reflexión y autovaloración. Determina si eres un ser explosivo, iracundo, tímido, introvertido, arrogante, metiche, dulce, hipócrita, etc. Con  plena consciencia de tu tipología emocional será más fácil elaborar un plan para minimizar el impacto negativo de tus actuaciones. Aunque a muchas personas no les importe lo que piensen de ellas, es muy importante reconocernos como actores sociales, por tanto las opiniones del colectivo tienen gran influencia sobre la conformación de la personalidad. Una actividad práctica que se recomienda es echar a la papelera los aspectos negativos de nuestra personalidad. Escribe en una lista todos esos rasgos que consideras contraproducentes en tus relaciones sociales, sal al cesto de basura más cercano y tírala. De ese modo, mentalmente asumes que vas desechando tus anclajes emocionales.

 

No te deprimas por las desgracias ajenas. Ser solidario significa tender una mano a quien lo necesita en el momento preciso, pero si no está a tu alcance ayudar no debes sentirte culpable, ya que el problema o el padecimiento no lo has generado tú. Es natural que nuestra condición altruista nos lleve al sufrimiento al no poder mitigar los sufrimientos del mundo. Piensa en un instante: ¿Cuánto dinero necesitarías para sacar de la miseria al mundo?, ¿cuántas toneladas de alimentos requerirías para darle de comer a cada hambriento del Planeta? Esta reflexión no significa que nos convirtamos en seres insensibles, despreocupados e indolentes ante el trauma que viven millones de seres, por el contrario debe movernos a dimensionar nuestras capacidades, contexto y modos de actuación para, de algún modo, emprender la tarea de educar a aquellos que padecen por su baja formación, precario nivel de desempeño laboral, escaso margen de relaciones... Lo mejor que podemos hacer por otro es orientarle sin inmiscuirnos en su capacidad de decisión, sugerirle salidas sin imponer nuestra única solución, dar aliento sin esperar nada a cambio, proveer de herramientas para hallar o producir aquellos recursos que mitigarán progresivamente sus carencias, específicamente las espirituales. En definitiva, primero debes crecer emocionalmente para poder ayudar a otros a vencer sus crisis existenciales.

 

Comunicarnos inteligentemente:

Sin duda alguna, estaremos de acuerdo con que la comunicación es la base fundamental de toda felicidad. Desde el modo en que desciframos los mensajes que nos envía la naturaleza hasta la manera como interactuamos con nuestros semejantes, todo va a estar determinado por nuestras competencias comunicativas. En el ámbito del tema que estamos tratando, es necesario asumir que toda comunicación, para poder influir positivamente en nuestro estado anímico, debe estar circunscrita a la búsqueda de una comunicaión afectiva, por ende, efectiva. A continuación ´se proporcionan siete tips titulados El Arte de Comunicar, los cuales han sido publicados en la obra Inteligencia Emocional: pasos para elevar el potencial infantil, cuyas autoras son María Elena López de Bernal y María Fernanda González Medina, (Tomo 1, ediciones Gamma, 2003, p. 29):

1- Utilice la empatía para percibir señales emocionales y con base en éstas elaborar una adecuada respuesta.

2- Centre su atención en el mensaje que está recibiendo y no en la respuesta que va a elaborar.

3- Mantenga un adecuado balance entre dar y recibir información.

4- Conviértase en un receptor activo, haga preguntas para medir si está entendiendo el mensaje.

5- Evite al máximo el acto de interrumpir.

6- Mantenga una actitud abierta que le permita recibir en forma adecuada las buenas y malas noticias.

7- Sea consciente de su estado emocional y trate de mantener un estado emocional neutro, sobre todo en las comunicaciones relacionadas con temas de conflicto.

 

Influimos en el estado emocional de nuestros hijos:

Según Albert Mehrabian, en su obra Messages: The comunication skill book (Mensajes: libro de herramientas para la comunicación), el 55% del mensaje es transmitido  mediante lenguaje corporal, el 38%, por el tono de voz y el 7% a través de las palabras. Estos datos revelan porqué  los niños se ven afectados fácilmente por el estado emocional de los padres, compañeros y personas significativas como profesores y maestros.

 

 

 

Tag(s) : #INTERESANTE

Compartir este post

Repost 0