Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog

Entre todas las cucas que he probado prefiero con mayor predilección la cuca negra, de exquisito sabor que desenfrena el gusto, también las he saboreado blanquitas, catira, de suave tersura y fragilidad delicada. Ver su morfología redondeada, cóncava en el centro y de bordes ondulados me figuran una excitante flor del trópico. Seguramente usted suela darle otro nombre más ajustado a la idiosincracia de su pueblo, pero en el mío sabe mejor cuando se tiene la consciencia de que es cuca lo que estamos comiendo.

 

Mal pensado aquél que esté elucubrando obscenidades a partir de la anterior descripción. Sin saber acaso que en mi terruño oriental se consumen toneladas de esta rica merienda confeccionada con harina de trigo, papelón (versión negra), un puntico de bicarbonato, anis y clavo. En la región capital de Venezuela se le conoce como catalina, en Los Andes se le denomina paledonia, pero todos saben que es cuca. Su nombre se deriva de la castellanización de la palabra inglesa cookie, la cual significa galleta. Exactamente, eso es la cuca, una sabrosísima galleta blanda, gruesa, dulce, acompañante nutritiva de las desventuras estomacales de un hambriento transeúnte.    

  

Tag(s) : #HUMOR

Compartir este post

Repost 0