Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog

                                           

                                            In memoriam


Vive en nuestros corazones,

 palpitante en cada rostro,

refulgente su mirada,

como pintando arreboles.

 

Comandante eterno y firme

los pájaros bullangueros

 andan pespunteando un canto

 para tu gloria en el cielo.

 

Ya andarán montando fiesta

 los santos de La Sabana

 para dar la bienvenida

al aprendiz de milagros.

 

De pronto insurge tu voz

desafinada y hermosa

 dueteando con el Carrao

y retando a Florentino:

[¡No chiiico!, qué diablo voy a ser


yo.


Yo solo soy un veguero

 que anda buscando destino.

 

 Comandante, te imagino

inaugurando despertares

con tu voz del “Por ahoras”

inundando cielo y mares.

 

Ahí va la brisa silbona,

y el río entre los raudales,

con tu sangre palpitante

 ardiendo en los pajonales. 

 

Llora la guacaba triste

 tu partida de este mundo,

y allá la garza morena

 luce su traje de luto.

 

Y el Cristofué de la rama

 del samán se festonea

y engola su triste canto

 y la palma se ventea.

 

 

 

 

Sobre un caballo cerrero

vas punteando la sabana

y se te crispan las ganas

 de domar al Patrullero.

 

Tapara de agua en el cinto,

y un crucifijo en el pecho,

escapulario cruzado,

potro de salto y relincho.

 

 

Detrás de tu flama ardiente

que dejas como una estela

te siguen muchos jinetes

 que luchan por Venezuela.

 

Carajo, apártate llanto,

 que se me aguza la idea

y quiero cantar la gloria

 de este hombre de gran ralea.

 

Arañero de los pobres,

 dulce como la jalea,

 eso que era militar

y se dio a la causa entera

 de amar con tal frenesí

a su Patria Venezuela.

 

Este dolor que me aturde,

este pesar que no cesa,

 es cual rayo fulminante,

es huracán y es tormenta.

 

Es calambre en el cariño,

es pesar de la querencia,

pero se me alegra el alma

cuando la ceiba florea,

cuando el espinito aroma

 con su efluvio el llano seco,

mientras en el horizonte

 Comandante estás enhiesto,

erguido como montaña

donde vuela la bandera,

en la zurda va la espada

y un libro azul en la diestra.

 

 

 

Se le aproximan espectros,

cual fantasmas del camino,

queriendo llevar su alma

al confín de los destinos.

 

Y se siente la jarana

de su risa campesina,

 cuando avista a Florentino

en medio de la sabana.

 

"Por allá viene  el demonio",

 "confía en mí Florentino",

que soy Hugo Chávez frías,

Cantaclaro relancino.

 

Yujuuuuuuuu,

se escucha su risa franca

inundando la sabana

que es un florecer de amor

donde se anida la Patria.

 

                   JULIÁN RIVERO

Tag(s) : #POESÍA

Compartir este post

Repost 0