Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog

5577775333_42f0e51188.jpg

  Foto: Flickr

 

 

Demonizar, salvajizar o bestializar, cualquier sinónimo tiene fundmento semántico a la hora de analizar la actitud de los gobiernos imperialistas, cuando se trata de arrasar naciones con tal de someterlas. Siguen la misma doctrina maquiavélica la cual establece que pueblo arrasado se subyuga con mayor displicencia ante sus invasores.

 

Por esa vía el imperio español convenció a la sociedad europea de su tiempo de que en las tierras halladas, allende la mar, solamente vivían salvajes peligrosos y desalmados. Según la doctina de la iglesia católica de entonces asesinar a seres sin alma equivalía a cazar a cualquier animal.

 

Innumerables son las crónicas donde se emplean eufemísticamente argumentos que desvalorizan a los pobladores originarios de nuestro conntinente, hoy llamado América.

 

En el artículo Costumbres de Cumaná (Francisco López de Gomara) se evindencian estos argumentos. En el mismo se presenta a los moradores originarios de Cumaná como una especie de gente inescrupulosa, capaces de devorar todo ser viviente que caminara sobre la faz de la tierra y debajo de los fondos marinos. Ciertamente, las especies marinas como crustáceos, moluscos, peces y mariscos han formado parte fundamental de la dieta del cumanés. Sin embargo, el gusto por el consumo de gusanos, abejas, murciélagos, sapos, pudo haber prevalecido en las costumbres culinarias de estos pueblos, tal como persiste la predilección por la carne de cierta raza de perros en México y China. Ahora bien, en una región donde abundaban grandes ostrales y pesca abundante a poca profundidad, es creíble el argumento del consumo de alimañas silvestres. ¿Acaso no es más difícil atrapar un murciélago que pescar una ostra? La historia obliga a una relectura crítica y con amplia valoración de la subjetividad.

 

Estas reflexiones no tienen en lo más mínimo la intención peyorativa del aporte que los cronistas de Indias hicieron a nuestra historia precolombina, así como al largo y cruento proceso de la conquista española sobre suelo americano. Muchos de estos cronistas al excederse en sus elucubraciones fantasmales sobre nuestros ancestros no hacen más que dejar en evidencia la maldad de sus intenciones. Sin embargo, es importante destacar que tal actitud pudiera ser el fundamento de la metodología goebeliana de documentartar la agresión a los pueblos con base en un sustrato de mentiras que repetidas mil veces se convierten e verdades justificadoras de todo ataque. Hoy en Venezuela estamos viviendo esa cruda realidad, en un intento desesperado del imperio norteamericano por detener el avance de nuevos enfoques ideológicos que se expanden por toda América Latina, y que se ha generado en la patria de Bolívar, como un epicentro generado en el ascenso de Hugo Chávez al poder. Tienen que venir a Venezuela para constatar los progresos en materia educativa, salud, vivienda, tecnología, alimentación, cultura, deportes, ciencias, agricultura, piscicultura... Por demás está decir que desde nuestro suelo patrio existen voces arrastradas que se hacen eco de la voracidad imperial por nuestros recursos naturales y enérgéticos. Venezuela es hoy en día el primer país del mundo con reservas probadas en petróleo.

 

Ya quedó demostrado que en Irak no existieron armas de destrucción masiva, la invasión al pueblo afgano no es más que una patraña del gobierno estadounidense que argumentó el ataque a las torres gemelas para desatar su ira contra los mercenarios que entrenaron, hoy son sus aliados en el derrocamiento de Gadafi.

 

No es extraño que ya empiecen a formular vetos contra la estatal petrolera venezolana, asoman un conflicto por misiles rusos, bajo la sospecha de que Venezuela entregará misiles a Irán, acusan a personeros del gobierno venezolano de narcotraficantes, cuando la verdad es que en mi país se han incautado más toneladas de drogas, cuyo destino fundamental son los E.E.U.U., desde que el gobierno venezolano prescindió de la DEA. Se han deportado mayor cantidad de narcotraficantes, mientras el gobierno gringo se niega a extraditar a Posada Carriles, responsable de la voladura de un avión de Cubana de Aviaión. Por el cotrario, mantienen prisioneros a los cinco cubanos acusados de espionaje, cuando en realidad realizaban labores antiterrorismo.

 

Nada nos sorprende del gobierno gringo, para esa sociedad superavanzada seguimos siendo los salvajes desalmados comunistas come niños a los cuales hay que borrar del planeta. Ya los españoles tuvieron su lección, seguimos manteniendo en nuestro espíritu la enseñanza bolivariana de no ser jamás colonia de nadie.

Tag(s) : #INTERESANTE

Compartir este post

Repost 0