Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog

Fuimos a buscar a Dios en las cosas eternas

y no precisamos que apenas en las cosas sencillas habría de estar agazapado.

 

Así fui creciendo con una idea desvirtuada de la deidad,

me dijo un cura homosexual y pedófilo que amar era el mandamiento supremo.

 

Entonces, yo preferí buscar mis ninfas en la espesura del bosque de robles

y chirimoyos que circundaban el patio de la casa.

 

Escuchando el silbo del viento, cuya impetuosidad era acompañada con la silvestre pajarera

que performaban el contexto necesario para evocar bellas ninfas desnudas con pechos cerúleos

y ardientes miradas.

 

Yo como un fauno juvenil desesperado, aullando mi locura y sobreviviendo al hechizo,

desesperado de antojos y anegado en deseos

rezaba un padre nuestro e interminables Ave Marías

para que ella apareciese justo en el instante

cuando ocurriría el milagro.

 

Liturgia de la palabra:

 

Hágase Dios en tus besos de fuego que laceran mi alma

y me condenan al infierno de tu boca.

 

Bienaventurado quien reciba la bendición de tus pechos

que manan miel y perfuman la brisa con balsámico aroma.

 

Bendita seas María llena del deseo carnal de comerte mi aliento

y sorber cada efluvio de mi boca.

 

Sagrado corazón de Jesús que en mi pecho se encabrita

al contacto de tu tempestuosa boca con la desembocadura de mis orines.

 

Amén.

Tag(s) : #POESÍA

Compartir este post

Repost 0