Presentación

  • : EL BLOG DE JULIÁN
  • EL BLOG DE JULIÁN
  • : Espacio para la creación y el libre discurrir de la consciencia. Encuentro con la historia y la cultura popular.
  • Contacto

OPINA AQUÍ

Categorías

29 abril 2011 5 29 /04 /abril /2011 04:27

La décima o espinela es el tipo de estrofa que se usa para cantarle los galerones a la Cruz de Mayo. en Venezuela. Su cultivo y tradición data de larga trayectoria en la versificación castellana. Se le atribuye a Vicente Espinel  (1551-1624)  haberle incluído la rima consonante y la regularización del verso  a ocho sílabas métricas. Aunque no es necesario conocer todo el universo histórico que gira en torno a la décima para componerlas, bien vale la pena ir buscando datos que eriquezcan el clima cultural que la circunda. Observemos a continuación las recomendaciones que proporciona Andrés Díaz Marrero para hacer buenas décimas:

 

 Cuando quieras escribir                 

 una décima bonita                                

 que te salga redondita                  

 diez versos tienes que unir.           

 Para que logres seguir                    

 rímalos en consonante;                         

 su octosílabo vibrante,                       

 cumbre del arte menor,                     

 será un gorjeo de amor                  

 para que el alma lo cante.            

 

Rima el primero y el cuarto              

consonante con el quinto.                

tan fácil como lo pinto                        

todas las dudas aparto.                     

Diez perlas en mi hilo ensarto        

para expresar lo que quiero;                    

el segundo y el tercero                      

ambos riman en pareado                 

y obtenemos sin enfado                   

lo que pareció tan fiero.                     

 

Pareo octavo con noveno

el resto rima entre sí.  

la espinela vibra así

en diez versos que encadeno

Con ellos el alma lleno   

y los canto a viva voz;          

voy de la belleza en pos  

con la décima trovando;    

mi corazó, desbordando     

con esta gracia de Dios.

 

  •  La estrofa ha de tener diez (10 versos). El verso es cada uno de los renglones o líneas de texto.
  • Cada verso debe contener ocho (08 sílabas métricas)
  • La rima debe ser consonante: quiere decir que son iguales los sonidos vocálicos y consonánticos, tomados en cuenta a partir de la última vocal acentuada de cada verso. No se consideran diferentes sonidos finales como los de la s y la z, ar y al...
  • Los versos rimarán según la fórmula siguiente: (1, 4, 5), (2, 3), (6, 7, 10), (8, 9), lo cual se aprecia de modo más gráfico con la siguiente estructura: abbaaccddc.

A los fines de establecer el número de sílabas métricas, se deben tomar en cuenta las licencias poéticas como la sinalefa, el hiato métrico, el diptongo métrico y la ley del acento final. Sinalefa es cuando dos vocales continuas se pronuncian ligadas como si formaran una sóla sílaba, aun perteneciendo a palabras diferentes. Hiato métrico es cuando deshacemos un diptongo gramatical, y el diptongo es lo contrario del hiato métrico. Hablemos en cristiano:

 

Cuan/do/ quie/ras/ es/cri/bir/  7 sílabas métricas, aplicamos Ley del Acennto final: última palabra es aguda (escribir), por tanto se suma una sílaba al verso, quedando: 7 + 1 = 8 sílabas métricas.

 

Diez/ Ver/sos/ tie/nes/ que u/nir/  Se ha aplicado sinalefa en las sílabas señaladas en rojo, pero también se ha aplicado la Ley del Acento Final, por lo tanto el verso se contabiliza con 8 sílabas métricas.

 

Pa/reo oc/ ta/ vo/ con/ no/ve/no/  En las sílabas señaladas en rojo se ha aplicado en primer lugar la ruptura de un hiato gramatical, forjándose así un diptongo métrico; a la vez que se ha formado una sinalefa al pronuciar juntas la o de pareo con la o de octavo, y como la última palabra del verso es grave, entonces no se le suma sílaba adicional.

 

Observemos este ejemplo en el que se resta una sílaba (Ley del Acento Final), cuando la última palabra del verso es esdrújula: No/ quie/ro/ can/tar/ re/trué/ca/nos/  9 Sílabas Métricas, pero al restarle ua sílaba: 9 - 1= 8

 

De seguro que estas menudencias solamente logran enredar un poco el arte de versificar décimas, sin embargo es la base para un excelente dominio de este tipo de composición, que al ir internalizando toda esta teoría te soltarás a improvisar con más versatilidad. Los cultores populares saben poco de estas técnicas, no obstante construyen décimas perfectas.

 

Es importante destacar, que la décima debe contener cierta cohesión en cuato al tema que declara. Los primeros cuatro versos suelen constituir el encabezado temático, y si los observamos en detalle forman una redondilla. En lo referente al canto, en el cuarto verso suele hacerse una pausa e la cual baja la curva entonativa para comezar el quinto verso con curva ascendente y canto fortalecido. Esto debe ser así, porque del quinto al  octavo verso se desarrollan los detalles del encabezado temático cantado en los primeros cuatro versos, siendo los versos noveno y décimo el cierre, temático o colofón de la décima, a lo que se le denomina pie.

 

Veamos un ejemplo de espinela con versos sin unidad temática:

 

Compadre tenga un caballo

yo no canto boberías

tengo la pedantería

cuando usted me compre un gallo

yo cantando no desmayo

salúdeme a su mujer

las cosas que hay que ver

yo nunca me imaginaba

que en tu casa se cantaba

fulía al amanecer.

 

Aunque esta estrofa mantiene la paridad del verso y la rima cumple con los requisitos pautados para caracterizar la espinela, sin embargo el mensaje no se determina con facilidad, es más se aprecian varios temas que no llegan a concluirse.

 

Ahora apreciemos esta hermosa décima de Ernesto Luis Rodríguez dedicada al Libertador Simón Bolívar:

 

Raíz del pueblo, semilla                       

que arborizó libertades,                       

brazo que izó tempestades,

mente de fúlgida arcilla.

El ventisquero le brilla                           

de eternidad en la piel,                         

llega en heróico tropel

al corazón de la historia

no debe nada a la gloria                        

la gloria es hecha por él.                    

 

Ya en lo referente al canto del galerón, como ritual musical por excelencia en los velorios de Cruz de Mayo, se tiene necesariamente que abordar lo referido a los contenidos de las décimas de acuerdo con los diferentes momentos del velorio. Una primera ronda correspondería a la presentación del cantador:

 

Buenas noches tengan todos

mi verso es claro y certero

me llaman Julián Rivero

cantor de líricos modos.

Mi décima yo acomodo

con sincera displicencia

para saludar la audiencia

que a este velorio ha venido

yo me siento complacido

de contar con su presencia.

 

Continuarían las décimas de salutación y veneración a la cruz bendita:

 

Santísima cruz te canto,

te saludo y te venero

por ser lindo pebetero

que nos cubres con tu encanto.

De luceros tejo un manto,

de nubes un pedestal,

con lindas conchas del mar

te ofrendo mi adoración

y pido la bendición

arrodillado en tu altar.

 

Se suele también saludar y dar gracias a los padrinos de la Cruz, que son quienes arman toda la fiesta de adoración al Santo símbolo de la cristiandad:

 

Cristo, el maestro divino,

puso en mi garganta fuerza

para cantar con franqueza

y dar gracia a los padrinos.

Ellos con esmero fino

han preparado este altar

donde he venido a exaltar

con devoción infinita

la hospitalidad bendita

que me han sabido brindar.

 

A partir de esta ronda o rola, como también se le conoce a cada turno, el cual se va demarcando con una flor que va pasando de cantador en canntador, se van desarrollando diversos temas relacionados con la historia patria, la mitología, los dones de la cruz hacia los agricultores o pescadores, o de acuerdo a las imposiciones del animador o presentador, especialmente cuando el galerón es competitivo.

 

Cosntituye el principal atractivo de los velorios de Cruz de Mayo una especie de contrapunteo ofensivo, denominado también picón, en el que los cantadores se zahieren con décimas que por lo general no llegan a molestar al oponente, aunque en la audiencia queda la sensación de un duelo a muerte:

 

El Pollo está cacareando

y va botando la espuela

cuando mi ruda espinela

con furia lo va erizando

yo lo estoy aguijoneando

desde hace bastante rato

y me ha salido barato

porque este toro ni pita

aunque mueve la colita

al caminar como un pato.

 

El Pollo responde al Caimán:

 

Al caminar como un pato

se te nota un culequeo

lo mismo que un cuchareo

de chivo comiendo en plato.

Ya te ha entrado el arrebato

que evidencia tu ademán

te la das de Supermán

pero algo te limita

yo tengo la criptonita

busca tu pozo Caimán.

 

Es importante señalar que los cantadores de galerones se autodenominan con apodos, motes o sobrenombres, los cuales adoptan de animales y lugares: El pollo de Cariaco, El Ruiseñor de El Lirio, El Caimán del Manzanares...

 

El cierre del canto se realiza con décimas de despedida, al otro día cuando se baja la cruz:

 

Me despido con dolor

aún me queda garganta

este cantador aguanta

pero ya no hay contendor,

porque con la luz del sol

han  salido en desbandada

y al llegar la alborada

he triunfado con gran tino

lo mismo que Florentino

cuando al Diablo dio celada.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Compartir este post

Published by JULIAN - en INTERESANTE
Comenta este artículo

Comentarios

Compartir este blog Facebook Twitter Google+ Pinterest
Seguir este blog