Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog

el-che.jpg                                       Foto de Alberto Korda.


                          "Prefiero morir de pie, a vivir arrodillado."

                                                                                        Che.

Por Julián Rivero.


Invaluable es el ejemplo del Che Guevara como aporte pedagógico imperecedero en la forja del hombre nuevo. Él mismo se preocupó por predicar con el ejemplo el cúmulo de condiciones éticas y morales que deben caracterizar a todo ser comprometido con la conquista de un mundo más humano. Inspirado en las teorías de Carlos Marx, Bolívar, Sandino, Martí, entre otros pensadores del ámbito revolucionario, Ernesto Guevara de la Serna delimitó su propio universo teórico dentro del contexto de un humanismo revolucionario internacionalista.


Ernesto Guevara de La Serna nació en Rosario, Argentina, el 14 de junio de 1928, actualmente contaría con 83 años de titánica experiencia y quizás muchos pueblos se hubiesen liberado gracias a la acción táctica de su lucha guerrillera, de no haber sido capturado el 8 de octubre de 1967 en la quebrada del Yuro, y asesinado un día después en la población boliviana de La Higuera, cuando emprendía una nueva acción para la liberación de Bolivia del gobierno entreguista liderado por el exmilitar René Barrientos; quien, después de la ejecución del Che, murió extrañamente en un accidente de helicóptero. Eran tiempos de reformas económicas conservadoras a favor de las clases oligárquicas bolivianas, donde se puso en práctica la apertura de las minas de estaños a las inversiones extranjeras.


            Muy claro tuvo el Che el objetivo antiimperialista de su lucha. En su largo periplo en motocicleta, durante el año 1952 junto a su amigo Alberto Granados,  Ernesto pudo constatar la miseria de Suramérica que originaría en él la síntesis de su pensamiento revolucionario expresado en el amor por el ser humano: “sentir en lo más hondo cualquier injusticia cometida contra cualquiera en cualquier parte del mundo. Es la cualidad más linda de un revolucionario”.1 Es evidente que su formación como médico primaron al ser humano como foco de su consciencia del deber social. Por ello se esforzó para ver en nuestro continente una sociedad más igualitaria y menos despótica.


Ernesto Guevara consideró al pueblo como un aliado fundamental en toda lucha guerrillera, elemento que siempre destacó junto a la pericia en el combate donde destaca el factor sorpresa y el desgaste psicológico y físico como fundamentos de la lucha de guerrillas. En su obra Principios generales de la lucha de guerrilla pone de manifiesto su astucia como combatiente:


“Al soldado enemigo que esté en un lugar de operaciones no se le debe dejar dormir, las postas deben ser atacadas y liquidadas sistemáticamente. Debe darse en todo momento la impresión de que un cerco completo rodea al adversario; en las zonas boscosas y quebradas durante todo el día, en las zonas llanas o fácilmente permeables por patrullas adversarias durante la noche. Para hacer todo esto, es necesaria la cooperación absoluta del pueblo y el conocimiento perfecto del terreno. Dos condiciones cuya necesidad apuntan en cada minuto de la vida del guerrillero”.2


En 1954 Ernesto tiene 26 años, suficientes para entender que la lucha revolucionaria era la vía expedita para defenestrar la injusticia social ampliamente arraigada en América Latina. En el año 1955 se unió al movimiento revolucionario que en México lideraba Fidel Castro, donde se populariza como el Che, sobrenombre que le habían puesto en Guatemala por su acento argentino, che significa amigo.


"A comienzos de 1955 el "Che" encuentra trabajo como médico en el "Hospital Central" de la ciudad de México. En junio conoce a Raúl Castro y se vuelven amigos. El 8 de julio Fidel Castro llega a la capital de México. Che dijo sobre su primer encuentro: " Lo conocí durante una de las frías noches de México y recuerdo que nuestra primera conversación fue sobre política internacional. Esa misma noche, cerca de la mañana, me convertí en uno de los futuros participantes de la expedición con el Granma." Fidel por su parte dijo sobre esa reunión: " El sabía mucho sobre el Marxismo-Leninismo, demostró tener un pensamiento propio, avidez por aprender, además estaba realmente convencido. Cuando nos conocimos El "Che" era ya un revolucionario educado."3

Su papel fue decisivo en la revolución cubana, la cual dio al traste con la dictadura de Fulgencio Batista el 1 de enero de 1959, quien había llegado al poder mediante un golpe de Estado al presidente electo Carlos Prío Socarrás el 10 de marzo de 1952. Su convicción marxista expresada en carta a sus padres lo condujeron desde Guatemala hasta Bolivia por los senderos de la liberación de los pueblos oprimidos, orientado hacia la vertiente del comunismo:


“Nada ha cambiado en esencia, salvo que soy mucho más consciente, mi marxismo está enraizado y depurado. Creo en la lucha armada como única solución para los pueblos que luchan por liberarse y soy consecuente con mis creencias. Muchos me dirán aventurero, y lo soy, sólo que de un tipo diferente y de los que ponen el pellejo para demostrar sus verdades”.4


En la batalla de Santa Clara el Che fue determinante para coronar el triunfo definitivo de la revolución cubana. Esta batalla se definió hacia finales de diciembre de 1958, en esta acción el Che luchó con arrojo y valentía. Los pormenores de esta batalla se pueden apreciar en el capítulo La ofensiva final: la batalla de Santa Clara, publicado en Pasajes de la guerra revolucionaria.


La lección del Che nos ha quedado como un legado vigente y fresco que hoy es necesario en el contexto del nuevo despertar nuestroamericano. Su profundo sentido ético, su abnegada fe en el hombre nuevo, su condición militante sin flojera, el alto valor de la responsabilidad, el amor por la especie humana, entre tantas otras de sus cualidades lo convierten en una figura paradigmática relevante y digna de ser emulada. Su concepción de la disciplina la conceptualizó en relación directamente proporcional a la moral, como se puede apreciar a continuación:


Disciplina y moral son las bases sobre las que se asienta la fuerza de un ejército, cualquiera que sea su composición. Examinemos ambos términos: la moral de un ejército tiene dos fases que se complementan mutuamente; hay una moral  en cuanto al sentido ético de la palabra y otra en su sentido heroico; toda agrupación armada, para ser perfecta, tiene que reunir ambas.”5


No se puede valorar con precisión al Che sin mencionar la determinante concepción que tuvo del  estudio como condición inherente al ser revolucionario, la cual expresa en la citada carta a sus hijos donde les recomienda:


“Crezcan como buenos revolucionarios. Estudien mucho para poder dominar la técnica que permite dominar la naturaleza. Acuérdense que la revolución es lo más importante y que cada uno de nosotros, solo, no vale nada.”6


Este quizás sea el más grande consejo que lega el Che a las generaciones del mundo que un día no tan lejano doblegarán imperios. Cada 8 de octubre rememoramos el día del Guerrillero Heroico, aquel  que en una quebrada boliviana fue herido en una pierna, crispado por el asma y menoscabado por la falta de logística, agravada su condición ofensiva por la traición del Partido comunista Boliviano, prefirió morir de pie a tener que arrodillarse.


Muchos que han seguido su sendero en la montaña, esos que han preferido dar sus vidas por la liberación de los pueblos, también son celebrados con las más altas glorias que la consciencia del pueblo pueda brindar, como lo son el profundo respeto y cultivo de la moral revolucionaria que hoy debe resurgir en cada militante de esta revolución.

 

Hoy recordamos al Che, su vida, su historia se hace extensivo hasta los compatriotas venezolanos que visualizaron  la lucha armada como el camino de la liberación de Venezuela de gobiernos títeres del imperio norteamericano. Honor y gloria al periodista Fabricio Ojeda, los hermanos Soto Rojas, Jorge Rodríguez, Carlos Betancourt Comandante Jerónimo, aún vivo), El Shema Saer, Magoya, Bartolomé Vielma, el profesor Lovera, a los caídos en Cantaura: Roberto Rincón Cabrera, Julio Faría Mejía, Carmen Rojas García, Antonio Echegarreta, Emperatriz, Guzmán Cordero, Diego Alonzo Carrasquel, Eusebio Ricardo Martel, Baudilio Herrera Veracierto, Sor  Fanny  Alonso Salazar, Carlos Zambrano Mira, Luisa Estévez Arranz, Beatriz del Carmen Jiménez, José Miguel Núñez,  Mauricio Tejada, Enrique Márquez Velásquez, Idemar Lorenzo ,Castillo, Carlos Jesús Hernández Arzola, José Luis Becerra Navarro, Nelson Antonio Pacín, Eumenedis Gutiérrez Rojas, Luis José Gómez y Rubén Castro Batista, entre otros que andarán desaparecidos esperando justicia.

 

¡Viva el Guerrillero Heroico!

¡Viva la revolución!

 

Referencias:


1.    Carta del Che a sus hijos. 1966.

2.    Ernesto Guevara. Principios generales de la lucha guerrillera.

3.  http://mx.answers.yahoo.com/question/index?qid=20090619103702AAcb2jd

4.    Carta del Che a sus padres, 1 de abril de 1965.

5.    Ernesto Guevara. La Guerra de Guerrillas: Moral y disciplina de los combatientes revolucionarios. Compilación artesanal de sus discursos y escritos, adquirida en Cuba el año 2007. 

6.    Ibid. 

Tag(s) : #INTERESANTE

Compartir este post

Repost 0