Presentación

  • : EL BLOG DE JULIÁN
  • EL BLOG DE JULIÁN
  • : Espacio para la creación y el libre discurrir de la consciencia. Encuentro con la historia y la cultura popular.
  • Contacto

OPINA AQUÍ

Categorías

29 julio 2009 3 29 /07 /julio /2009 23:02

ANÁLISIS A LA VISIÓN SOCIALISTA PROPUESTA EN LA LEY ORGÁNICA DE EDUCACIÓN

(Por Julián Rivero)


Los cambios revolucionarios que se están produciendo en Venezuela, como necesidad de la implantación de un sistema socialista, avalado por la inmensa mayoría de hombres y mujeres que militan en la Revolución Bolivariana, hoy se ven materializados en la inminente aprobación de la nueva Ley Orgánica de Educación, de cara a los nuevos tiempos venezolanos. Sin embargo, los sectores oposicionistas no han dejado de satanizar este instrumento legal, específicamente los sindicalistas docentes, quienes ven en la inserción del poder popular una amenaza a sus chantajes y prácticas sindicaleras. En este artículo se presenta un análisis de algunos aspectos puntuales sobre la visión socialista presente en la nueva propuesta de Ley.

En cuanto a la Educación como Derecho Humano: La educación venezolana se define, según el Artículo 102 de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, como “un derecho humano y un deber social fundamental (…). Desde este punto de vista debe tener una cobertura universal, inclusivista e igualitarista que les permita a todos los venezolanos y venezolanas en cualquier momento de su existencia acceder a su formación integral de calidad. El Sistema Educativo venezolano debe ofrecer permanentemente oportunidades de acceso a la educación.

Ejemplo de esto han sido las Misiones Educativas. Hasta el domingo 5 de octubre de 2008, “la incorporación de unos 4 millones 500 mil venezolanos, excluidos del sistema educativo capitalista se presenta como una realidad tangible de la revolución bolivariana. “Además de erradicar el analfabetismo del territorio nacional, el Gobierno revolucionario abatió, en sólo 10 años, la apatía en que se encontraba sumida la población venezolana, sobre todo la de menos recursos, y logró despertar en ella el deseo de participar en el proceso educativo mediante las misiones.” (Prensa Web, YVKE Mundial, domingo 5 de octubre de 2008, 5:40 pm.)

Hasta la fecha, según información oficial, un total de 3 millones 412 mil 760 mujeres y hombres egresaron de las distintas misiones. Misión Robinson I (1.652.337), Misión Robinson II (427.559), Misión Ribas (510.503) y Misión “Che” Guevara (822.361). Asimismo, más de un millón 100 mil ciudadanos, de todas las edades, cursan estudios en los programas educativos que ofrece el Gobierno Nacional.

En la Misión Ribas hay 461 mil 251 estudiantes, en la Robinson II asisten cerca de 270 mil venezolanos y más de 300 mil criollos hacen lo propio en la Misión Sucre. De igual forma, en la Misión Robinson I se encuentran cursando estudios 46 mil 206 aprendices; 32 mil 335, en la Misión Cultura, mientras que a la Misión “Che” Guevara asisten más de 41 mil connacionales.

La tasa neta de escolaridad en educación básica, de acuerdo a estadísticas suministradas por el Ministerio del Poder Popular para la Educación, en el pasado período escolar (2006-2007) se ubicó en un 57,6%, en contraste con el 40,3% que mostró ese despacho en el año escolar 1998-1999. Otro alcance del Ejecutivo Nacional, en el sector académico, está expresado en el millón 796 mil 507 de ciudadanos que asisten al sistema de educación universitaria, rubro en el que hubo un incremento de más del 63% desde 1998 cuando se contabilizaron 668 mil 109 estudiantes universitarios. 

 

Los programas educativos, que ejecuta el Gobierno Nacional, se suman a las 30 misiones sociales destinadas a combatir la exclusión social y devolver los derechos fundamentales a la población los cuales les fueron arrebatados durante la Cuarta República. .” (Prensa Web, YVKE Mundial, domingo 5 de octubre de 2008, 5:40 pm.)

 

En función de estas ideas, el principio de la unidad en la diversidad debe ser desarrollado transversalmente en nuestro sistema educativo, ya que Venezuela es una nación de composición multiétnica y pluricultural; por lo tanto, la educación, en tanto derecho humano, debe garantizar oportunidades de interconexión e interacción constantes entre los diversos grupos étnicos del territorio nacional, respetando las particularidades regionales, pero entendiendo que un venezolano del Amazonas tienen el derecho de educarse en los mismos términos y prerrogativas con que lo haría un niño caraqueño. De igual modo, el aspecto de las culturas religiosas y las preferencias de cultos debe reglamentarse a través de una educación laica que no menoscabe ningún tipo de práctica religiosa.

Ahora bien, es importante destacar que es en la escuela popular venezolana donde mayormente se refleja el conflicto de las disparidades de clases sociales. En ese sentido, los principios de igualdad, equidad y justicia social, son unos de los mayores tributos de la visión humanista de la educación bajo la óptica del derecho humano fundamental. Si bien es cierto, que en nuestro país existen planteles educacionales exclusivos para ciertas clases pudientes, también es verdad que en la mayoría de las escuelas se matriculan niños y niñas de todos los colores, descendientes de padres con diversas costumbres religiosas, provenientes de diversos estratos de pobreza, quien más dinero tiene trata de inscribir a sus hijos e hijas en colegios privados, por creer que la educación privada es de mayor calidad, pero al observar hoy la gran cantidad de planes asistenciales que el Estado venezolano ofrece para la educación, en todos sus niveles y modalidades, basta preguntarnos quién ofrece la verdadera calidad.

Por supuesto que los gremios educacionales, especialmente la dirigencia sindical, que no el colectivo docente, enfrentarán este proyecto de Ley porque los despoja del poder que han ejercido sobre la masa docente, muchas veces manipulada y mal guiada hacia conflictos que secuestran el derecho la educación del pueblo. Si la educación se considera por el Estado como derecho fundamental inviolable, entonces nadie podrá conculcarlo, interrumpirlo, boicotearlo. A la par del derecho a huelga, mejoras salariales y reclamos que bajo el amparo de la justicia reclama el colectivo docente, prevalecerá el interés superior del niño, niña y adolescente, tal como lo expresa la LOPNA. Esto para nada puede interpretarse como un dogma dictatorial, ni arbitrariedad forzosa del gobierno de turno, sino más bien como un principio jurídico universal de prodigar mayor protección a quienes menos posibilidades de autodefensa posean.

En lo que respecta a la educación privada, es necesario destacar que la propiedad privada de los medios de producción entrega a la clase poseedora el poder sobre la clase poseída. Si hacemos una alegoría de la escuela privada como todo un aparataje que la convierte en un medio de producción, donde el producto es el ciudadano “formado” bajo su óptica, los representantes concuerdan con la clase poseída, donde el dominador siempre trata de explotar al máximo al explotado. ¿Es acaso malo que el Estado venezolano defenestre de la faz de  nuestra educación esta práctica nefasta?

            En cuanto al Estado Docente: La escuela pública, popular y al alcance de todos es la premisa esencial del nuevo Estado Socialista Bolivariano.Se debe declarar en la Ley, que hasta ahora no se ha hecho, el carácter socialista de la educación venezolana. Defino estado docente como el conjuntos de relaciones de poder que le permitan al aparato político de la Nación garantizar la plena soberanía cognitiva de los venezolanos. En estos términos, se deben concebir nuevas relaciones sociales en la formulación, ejecución y control de la gestión pública en materia educativa. Mediante el principio de soberanía contenido en nuestra Constitución se les devuelve a las mayorías el derecho a decidir el tipo de educación que prefieren. Puede un ciudadano común no saber nada de pedagogía, didáctica o tecnología educativa, pero sí sabrá orientar sus deseos hacia un ideal de ciudadano posible. Para eso está la escuela como garante de la política educacional del Estado, para consensuar con los colectivos el modo, matiz y dinamismo de su proceso educativo.

            Con esta nueva visión gana la escuela, porque mientras en el sistema capitalista la función del Estado es sostener el sistema de opresión de una clase sobre otra, bajo el socialismo el Estado garantiza a las mayorías la posesión de sus derechos en igualdad de condiciones. Bajo la mirada capitalista, la clase dirigente hace creer a las masas que el Estado está por encima de las clases, que representa al débil, al rico, al pobre a todos… Pero es sabido que el capitalismo se basa sobre la propiedad privada, se deduce que cualquier ataque contra ésta encontrará al Estado defendiéndose con todo el peso de sus armas. Por eso, entonces, vemos en nuestro país un Estado Burgués, representado por la más rancia oligarquía, operando con la mayor pugnacidad por defender sus espacios que poco a poco son menos, dentro de otro Estado Nacional, .

¿Quién, por ejemplo, certifica la idoneidad del personal docente de un determinado plantel?, ¿se circunscribe la idoneidad docente sólo en los predios del plantel educativo?, ¿podría, acaso, el Poder Popular, mediante mecanismos no intromisivos de contraloría social modelar la conducta de un excelente docente? Estas son interrogantes necesarias de responder bajo la luz de un Estado que oriente, planifique, dirija, coordine, ejecute, evalúe, supervise… el proceso educativo en todo el territorio nacional de la mano del pueblo soberano. Esto en nada amenaza al docente, quien de consigo tiene la virtud de haberse formado para ser modelo ante la sociedad a la cual sirve.

Pertinencia de la educación: Planteaba Simón Rodríguez, ante las nacientes repúblicas emancipadas del yugo español, la necesidad de las toparquías como formas de gobiernos viables para satisfacer los deseos del colectivo de entonces. Se refería a los topos (lugar, localidad, espacio geográfico común a un colectivo determinado) como la premisa básica para formar gobiernos. Esto nos trae a colación la idea emancipadora de los concejos comunales, la gente de la comunidad dándose el gobierno que posibilite su desarrollo inmediato. En este sentido, en la educación no sería una imprudencia pensar en los topos como modelo de desarrollo, ya que desde el punto de vista funcional la escuela es una entidad circunscrita a una geografía bien puntual.

Es por esto, que no está desfasada la propuesta de la nueva Ley Orgánica de Educación, la cual bajo un principio político robinsoniano, y sustentándose en la nueva geometría del poder, permite a las familias cumplir el papel fundamental de corresponsabilizarse con la participación independiente en el “proceso de formación ciudadana y desarrollo integral de sus miembros”. (Educadores Bolivarianos Unidos del Estado Sucre.) Esta visión, del topos educativo, rige como principio para contextualizar la práctica pedagógica, en concordancia con una visión histórico cultural, cuya premisa básica radica en la influencia  del medio social como un desencadenante crucial para el aprendizaje, (Vigotsky, 1924) Según Vigotsky el aprendizaje lo produce la integración de los factores social y personal. El fenómeno de la actividad social ayuda a explicar los cambios en la conciencia. El entorno social influye en la cognición por medio de sus " instrumentos", es decir, sus objetos culturales ( autos, máquinas) y su lenguaje e instituciones sociales (iglesias, escuelas). El cambio cognoscitivo es el resultado de utilizar los instrumentos culturales en las interrelaciones sociales y de internalizarlas y transformarlas mentalmente. (CASCIO, Francisco, en Monografías.com).

            Bajo esta visión del constructivismo dialéctico, la nueva Ley de Educación ofrece dimensiones para la transformación social,  la enseñanza en valores, desarrollo endógeno, participación protagónica, revalorización de la historia de la comunidad, de la región y de la patria, donde la escuela se perfila como el espacio de integración comunitaria. No existe mayor principio de pertinencia social en la educación que el de la integración de todos sus actores.

El temor de que la comunidad intervenga en la escuela solamente tiene cabida en quienes conciban la gestión escolar como una parcela de los directivos y sus maestros, que en más de una oportunidad están divididos en bandos. Hay casos en que los directivos tienen mayor apoyo en los representantes que en los maestros, o situaciones en las que las comunidades están totalmente de espaldas a la escuela. Al asumir a la comunidad como “el centro del quehacer educativo” (Educadores Bolivarianos Unidos del Estado Sucre), necesariamente nacerán nuevos vasos comunicantes, dinámicas relaciones de comunicación, amplias alternativas de participación y los Consejos Comunales estarían obligados a aportar de sus presupuestos ordinarios recursos para los proyectos educativos, como es el caso de Proyecto Escolar Integral Comunitario.

Papel de los Medios de Comunicación: ¿Cuántos micros radiales de 5 minutos basados en el programa educativo de primaria se publican por las radioemisoras venezolanas, por la TV, prensa, cine o internet? Saquemos la cuenta en una semana y nos daremos cuenta de que el Artículo 108 de nuestra Constitución es letra muerta, a pesar de las constantes acusaciones de  que en Venezuela no existe libertad en los medios de comunicación. Según este artículo:

Los medios de comunicación social, públicos y privados deben contribuir a la formación ciudadana. El Estado garantizará servicios públicos de radio, televisión y redes de bibliotecas y de informática, con el fin de permitir el acceso universal a la información. Los centros educativos deben incorporar el conocimiento y la aplicación de las nuevas tecnologías, de sus innovaciones, según los requisitos que establezca la ley. (Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, 1999.)

            ¡Qué distinto sería si el Currículum Básico Venezolano se difundiera por los medios!, si en función de un Estado Docente diésemos mayor cobertura por los medios a las tele clases, radio conferencias, video foros… Quedaría suficiente espacio para la diatriba política de altura, ya que un pueblo formado e informado está en capacidad de opinar con mayor propiedad y conocimiento de causa. Pero es un hecho, que para quienes son casi dueños del espectro radioeléctrico venezolano, quienes ostentan un verdadero latifundio mediático, conviene más desinformar, deformar y hasta idiotizar al televidente común, que para mayores males, en nuestro caso son los niños los que pasan mayor tiempo frente al televisor.

            Consecutivamente los medios de comunicación nacionales desinforman sobre el Proyecto Socialista Bolivariano, lo tildan de dictadura, de antipatriótico,  segregacionista y comunista, que les quitará los niños y las casa a las familias venezolanas. Para que el socialismo bolivariano fuese antipatriótico debería ser contrario a los intereses y tradiciones del pueblo venezolano. ¿Es éste el caso de nuestro país? ¿Qué cosa puede ser más patriótica que los objetivos de justicia social, igualdad, oportunidad, seguridad y bienestar económico, amistad con todos los pueblos del mundo? ¿Acaso no han sido éstos los principios que han inspirado a los Padres de la Patria y a los hombres progresistas de esta tierra?

            Lamentablemente, desde la escuela se hace muy poco por desmentir la desinformación mediática. En contraposición a la labor del docente el televisor se encarga de destruir por la tarde lo que durante la mañana el maestro ha intentado construir en el aula con métodos y medios menos atractivos que la TV.

Desde luego, no es un desatino de la Ley Orgánica de Educación propuesta considerar  los medios de comunicación como herramientas básicas para el desarrollo del proceso pedagógico. Bien ganado tiene un gobierno el espacio en el corazón de su gente cuando garantiza el cumplimiento de las funciones informativas, formativas, y recreativas que enaltezcan nuestra interculturalidad, fortalezcan nuestros valores éticos, morales y espirituales, difundan saberes, propicien el refluir del pensamiento crítico y hagan posible el florecimiento de iniciativas que enriquezcan la convivencia ciudadana.

Misiones Educativas: Es necesario garantizar y fortalecer la existencia de las misiones educativas. Ya por las cifras expuestas anteriormente, se justifican. Venezuela es país libre de analfabetismo, no quiere decir que no hay analfabetas, pero son índices ínfimos que no afectan el desarrollo individual y colectivo. Las misiones educativas no han robado espacio ni beneficios a los sectores educativos formales, más bien han generado una sinergia importante entre los diversos niveles y modalidades del Sistema  Educativo Venezolano, que hoy en día definen nuevas líneas de investigación educativa. Sería interesante conocer cuántas personas que antes estaban proclives al delito, prostitución y drogadicción, hoy son estudiantes de carreras universitarias en Misión Sucre.

Es muy determinante señalar, que el programa Nacional de Formación de Educadores, desarrollado por Misión sucre y acreditado por la Universidad Bolivariana de Venezuela, ha instituido la modalidad de la vinculación profesional desde la cuarta semana de ingreso a los estudios del trayecto inicial. Una experiencia rica y digna de ser estudiada. Los institutos educativos que reciben vinculantes automáticamente se convierten en micro universidades, puesto que deben asesorar al docente en formación en actividades de docencia, investigación y extensión. Las Misiones Educativas van allá a donde el sistema tradicional no llegaba y su alcance ha servido para dignificar a miles de venezolanos.

Estructura del Sistema Educativo: El Sistema Educativo Venezolano se organizará en niveles y modalidades. Los niveles de Educación Inicial, Educación Primaria y Educación Media corresponden  al subsistema de Educación Básica. Los niveles de Pregrado y Postgrado integran el subsistema de Educación Universitaria. Desaparece el término Educación Superior, por cuanto es una nomenclatura lingüística que corresponde con una visión segregacionista y elitista, más acorde con el positivismo burgués que con la concepción socialista.

Garantizar la educación  de nuestros niños y niñas desde cero hasta seis años es una política educativa  revolucionaria, a la vez que se les brinda el apresto emocional, motriz y cognitivo a niños y niñas, se educan a los padres y madres para que acompañen a su prole en este nivel inicial de formación.

Rescatar la Educación Media y Técnica lo considero como un logro importante de la nueva estructura del Sistema Educativo Venezolano. La fragmentación del  nivel de Educación Media, el cual había sido dividido en tercera etapa de Educación Básica (7º, 8º y 9º) y Media Diversificada y Profesional (4º y 5º años) le había esquilmado a los jóvenes liceístas su visión forjadora, de masa estudiantil comprometida con las transformaciones del país. Al rescatar los liceos y la Educación Media Técnica se le devuelve a nuestros jóvenes espacios de consolidación de su personalidad, desde el punto de vista del compromiso social, de su orientación hacia el trabajo y de sus potencialidades organizativas y de luchas.

            Evidentemente, todo cambio estructural trae consigo una fuerte oleada de resistencias, sobre todo en estos momentos de intensa oposición al sistema socialista que se trata de implementar en nuestro país. El poder mediático de la oposición venezolana, la capacidad de movilización de los gremios educacionales y la constante banalización de las iniciativas del gobierno a través de los medios de comunicación acrecentan el rechazo. Pero si analizamos conciensudamente los alcances, beneficios y reivindicación del colectivo, con esta Ley Orgánica de Educación se inaugura una nueva era en el desarrollo cultural de Venezuela. Es tarea de quienes apoyan la idea del socialismo difundirla, persuadir de sus bondades y agotar los mecanismos para su discusión hasta ser aprobada democráticamente.

 

                                                                                                    Julián Rivero

 

 

 

  REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

 

CASCIO, Francisco: Vigotsky. En: Monografías. Com. [Miércoles, 29 de julio de 2009]

Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, 1999.

DIANNE, Sally:  Desarrollo humano. Editorial Wend Kosold, Cuarta edición. 1992, Colombia

Enciclopedia de la Psicopedagogía. Grupo Editorial Océano, 2007.

HUBERMAN, Leo: Principios elementales del Socialismo, www.psa.org.ar/principios-elementalesdel-socialismo. [Miércoles, 29 de julio de 2009]

Pensamiento Pedagógico Emancipador Latinoamericano. Varios autores.      Ediciones de l Universidad >Bolivariana de Venezuela. Caracas, 2008.

Proyecto de Ley Orgánica de Educación, (en discusión).

Visión Scocialista Propuesta en la Ley orgánica de Educación (página suelta), Educadores Bolivarianos Unidos del Estado Sucre.

 

 

Compartir este post

Published by JULIAN - en INTERESANTE
Comenta este artículo

Comentarios

Aquiles Medina 04/08/2009

Creo realmente después de leer este articulo, que el autor resume claramente la necesidad de efectuar un debate profundo, claro y honesto de la realidad histórico cultural que atraviesa la revolución, no podemos emitir comentarios sin previa formación de los sucesos profundos que vive hoy nuestra Republica y el contexto latinoamericano. Pero estoy convencido que el cambio debe darse y que somos nosotros los revolucionarios de convicción los llamados a ejecutar los cambios. No a través de la fuerza sino mediante el poder de la palabra. Solo mediante el uso del debate de las ideas lograremos triunfar. Viva la revolución, lo felicito continué desarrollando líneas, que estoy convencido que tarde o temprano alumbraran el camino. Saludos.

Francisco Cascio 06/08/2009

Estimado  Julián Rivero, te felicito por tan excelente análisis sobre el tema presentado en este blog.

julio_roque 13/10/2010



felicitaciones, creo que es la unica información que consigo en internet que este actualiza, de acuerdo a la LEY ORGANICA DE EDUCACIÓN, promulgada en el 2009.



Compartir este blog Facebook Twitter Google+ Pinterest
Seguir este blog