Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog

Aunque el enunciado del título les sugiera un juego de palabras, lo cierto es que encierra un significado dialéctico de importantes connotaciones dentro de la pedagogía. Me refiero al principio de la unidad entre lo cognitivo y lo afectivo, el cual, conjuntamente con otros principios que por cuestiones de espacio no mencionaré, se les considera de vital importancia en el campo de la pedagogía por cuanto su desarrollo permiten “la implementación del currículum, favorecen la transformación del desempeño docente, incrementan el logro de los aprendizajes esperados, y contribuyen a mejorar la calidad educativa”.1

Antes de comentar el mencionado principio, vale la pena destacar que el mismo se encuadra dentro de una estructura sistémica formada por leyes, principios y categorías, que constituyen los componentes de la educación como sistema dirigido.2 Por consiguiente el principio de la unidad entre lo afectivo y lo cognitivo debe ser considerado con una importancia muy relevante por dos causas.

La primera de ellas, es que en el desarrollo psicológico del ser humano los elementos de la personalidad tienen componentes afectivos y cognitivos; y no se puede aislar un evento psicológico en una sola de estas dimensiones porque ello constituiría un funcionamiento anormal del individuo; y en segundo lugar, “los conocimientos y habilidades que posean un sentido personal para el estudiante provocan una efectiva regulación de su conducta y viceversa”3. Por lo antes dicho, se comparte, a la sazón de Cubillán (2008, 78), que “el ser humano se mueve en una red de significados a los que se incorpora imperceptiblemente, pero también de manera intencional, por tanto transformar significa, en principio, replantear la red y donde cada hombre se convierte en un punto neural de la trama sociocultural.” 4

En este sentido es necesario señalar que el proceso de incorporación a la red de significados dependerá de la afectividad que los mismos puedan generar en el sujeto. Por ejemplo, para un niño o niña que se aproxima al conjunto de significados que encierra la lectura, en un primer acercamiento, jugarán un papel determinante elementos como la extensión del texto, la relación del contenido con sus vivencias y con su entorno sociocultural, la utilidad práctica del contenido; así como lo atractivo de los caracteres e ilustraciones; aunado a esto el ambiente adecuado del aula o espacio donde se realice la lectura será determinante para mover la voluntad del niño o niña hacia un proceso de adquisición de hábitos lectores en el cual la comprensión lectora se beneficiaría con mayor nivel, en comparación con una aproximación en la cual los aspectos señalados anteriormente no se consideren del modo como se ha planteado.

Por lo expuesto en los párrafos anteriores, se puede concluir que el principio de unidad entre lo afectivo y lo cognitivo nos ubica en una esfera en la cual educarse significa tener consciencia de la evolución que vamos experimentando, como resultado de la interrelación entre el pensamiento, la actividad y las emociones, lo cual genera una actitud crítica y reflexiva mediante el acto comunicativo.

Referencias bibliográficas

1 CASTELLANOS, María y LOPÉZ, Leslie. Principios pedagógicos. Alojado en: http://www.slideshare.net/zofi_a/principios-pedagogicos-13021682 [Consultado el 19 de mayo de 2014]

2 GARCÍA, Alberto y otros. Las leyes, los principios y categorías de la pedagogía. Alojado en: file:///F:/leyes%20pedagog%C3%ADa.pdf [Consultado el 18 de mayo de 2014]

3 ORTIZ, Alex. Leyes pedagógicas y principios didácticos. Alojado en: http://www.monografias.com/trabajos28/construir-nueva-escuela/construir-nueva-escuela.shtml [Consultado el 18 de mayo de 20014]

4 CUBILLÁN, Jesús. Transescuela, el pensamiento de la complejidad pedagógica. Fondo Editorial de la Universidad de Oriente. Cumaná, estado Sucre, Venezuela, 2008.

Tag(s) : #Pedagogía, #educación

Compartir este post

Repost 0